12/10/2019
Días de paz. Hombres engullidores de hombres
Esta semana voy a escribir poco.
Voy a aprovechar las palabras de un hermano, Hugo Semoloni, "El jaguar blanco", un mexicano afincado ya en Cantabria.
Hace algunos días me envió el escrito que os quiero compartir.
No hay más palabras.
Si lo leéis, a lo mejor sirve de algo.
Os dejo con él y sus palabras.
Mientras en diferentes partes del mundo siguen las guerras y la violencia.
En Ecuador, Siria, Turquía....
Desde el año en que nací hasta el día de hoy no ha habido ningún mes de ningún año en que no hayan ocurrido conflictos armados o guerras en el mundo y si ya hablamos de violencia doméstica, violencia sexual, violencia auto infligida, violencia escolar, violencia laboral, violencia criminal, violencia religiosa, violencia política, violencia informática, violencia psicológica o violencia económica, podríamos afirmar que no ha existido ningún minuto de ninguna hora en este nuestro planeta sin humillaciones, castigos, discriminaciones, traiciones, excesos, ensañamientos, violaciones, secuestros, hostilidades, torturas u homicidios. Cada segundo la historia nos muestra escenas de saña, rabia, ira, cólera o furia escritas por los hombres. Según la "ONU" y la "OMS" más de 10,000 personas mueren cada día en el mundo a causa de traumatismos causados por la violencia.

La Tierra se ha convertido en un inmenso "Campo de exterminio".

Pareciera que "Bestialidad" es el apellido de nuestra especie y la Crueldad su "Leitmotiv", incluso hace miles de años mucho antes que aparecieran el arte rupestre, la escritura o las ciudades se produjeron sucesos de gran violencia entre nuestros ancestros como lo demuestran los registros arqueológicos de esas épocas como la evidencia de armas y traumatismos en fósiles humanos.

Nací y crecí en un mundo violento, miembro de una especie violenta, donde el que se considera poderoso abusa del que se cree débil, donde persisten amos en busca de siervos y siervos buscando ser amos, una tierra donde no ha existido ni un solo instante de Paz Mundial, donde la mayoría de los seres humanos han sido víctimas de agresiones, donde unos cuantos acumularon riqueza basada en la pobreza de la mayoría, donde se trata con crueldad a los animales y con impiedad a las plantas y a los árboles, donde no se respeta a la Madre Tierra.

Pero eso ya lo sabes, porque si estás leyendo este texto quiere decir que eres humano y como humano todo lo humano te compete, la pregunta es ¿Por qué somos así?, ¿Por qué usamos como especie la fuerza y el poder para someter o causar daño?. Sera posible que algún día dejemos de ser violentos o como se menciona en la compilación legislativa romana llamada Código Justiniano, "Violentiam est vis magna cui resisti non potest", ¿Será de verdad la "Violencia una fuerza mayor que no se puede resistir" ?

Si fuese así, todos los humanos del planeta seríamos violentos y una cosa es que todos los humanos hemos tenido momentos impulsivos de arrebato o de irritación y otra es usar la violencia para perjudicar a otro ser, todas las personas seguramente hemos provocado que alguien se sintiera mal, pero de ahí a causarle mal hay diferencia, no es lo mismo tener instantes agresivos que llegar a matar a alguien, porque una cosa es enojarse en múltiples ocasiones y otra como decían los romanos es poseer el "Vigor de una tempestad" como comportamiento deliberado.

Decía Mahatma Gandhi que "No existe ninguna persona completamente libre de violencia" y estoy de acuerdo con el, seguramente dentro de todos nosotros existe la violencia como una característica innata, pero una cosa es eso y otra es ser esclavos de nuestros impulsos o no poder controlar ese instinto.

¿Qué es lo que nos lo impide?, ¿Qué es lo que nos provoca el ser violentos?.

¿Podría ser que el tirano que nos empuja a la violencia sea el MIEDO?, que por miedo a no lograr, miedo a no obtener o miedo a perder algo, que por miedo a no ser valorados o reconocidos, que por miedo a ser lastimados, que por miedo a no tener poder, miedo a no sobrevivir, miedo a no poseer el control, que por miedo a no ser queridos, nos transformemos en seres cruentos, dominantes, manipuladores, controladores, déspotas y opresores.

¿Qué por miedo nos convirtamos en Hombres engullidores de Hombres?

Si fuese así, el remedio estaría dentro de nosotros en lo opuesto del miedo y eso es el AMOR, porque cuando uno se ama solo puede emanar de uno amor, por todo y por todos porque el amor es inclusivo y no exclusivo, si uno se ama y ama no usa la violencia para obtener algo o para obligar a alguien a hacer cosas o para causar daño a alguien, si uno se ama y ama no se apersona la violencia, en resumen aquel que propicia la violencia es que está negando el amor.

Nací y crecí en un mundo violento, pero también en un mundo con amor y por eso está en nuestra decisión el caminar por una senda o la otra.

Si no cambiamos de inmediato el rumbo de nuestros pasos esta especie seguramente se extinguirá y no es cuestión de siglos sino de unas decenas de años, ya sea por guerras, hambre, escasez de agua, colapso de internet, apagón eléctrico mundial, enfermedades, destrucción de nuestros hábitats, sobrepoblación, calentamiento global, extinción de otras especies o por todo lo anterior al mismo tiempo, el humano dejará de existir.

El futuro no es nada halagüeño, ya no es tiempo de análisis, estudios o debates sino de tomar acciones inmediatas al respecto, por nosotros y por el resto de las especies con las que compartimos este hogar llamado el "Planeta Azul".

Al terminar de escribir este texto vivíamos en la tierra 7 mil 736 millones 573 mil 429 personas, cuando yo nací éramos 2, 684, 213, 419 y aunque somos muchos más no hemos hecho las cosas mejor, la realidad es que cada día lo hacemos peor, muchos millones de seres humanos están trabajado agresivamente a favor de la extinción de muchas especies incluyendo la propia, la mayoría de las personas desgraciadamente están encadenadas a la violencia y combaten con fruición la paz, convirtiéndose en criaturas depredadoras que destruyen en lugar de construir, en seres que han fundamentado el poder en el miedo y no en el amor.

Porque no exclamar: Hasta aquí llegaste, hasta aquí llegaron, hasta aquí llegamos BASTA YA, NUNCA MÁS.

Porque no recordar que aquel que permite violencia, genera violencia y que una humanidad sin amor está condenada a la extinción.

Espero que en algunos años no tengamos que decir "Solo quedamos unos cuantos en este planeta casi vacío".

O simplemente que ya no exista nadie para decir algo.".
Recogido en el día de la fiesta nacional en España, el día de la Virgen del Pilar. Y el día de... 12 de Octubre, ya no sé ni lo que es...
Ah, de la hispanidad.
Feliz semana.
Estamos en Instagram
Inauguramos nuestra propia cuenta en Instagram. Para vernos las caras habrá que esperar que somos tímidos.
¡Whatsapeanos!
Si quieres enviarnos una nota de voz con tu saludo, o comentarnos cualquier cosa, tenemos un whatsapp a tu disposición.