Editorial
10/03/2017
Ángeles en el mundo
Llevo buscando hechos sobrenaturales, desde hace muchos más años de los que puedo recordar.
He recorrido medio mundo, varias veces, por el norte y por el sur, por selvas y desiertos, por ciudades y montañas.
He salido cientos de noches a escudriñar el cielo a la búsqueda de extraterrestres, aliens, seres sobrenaturales.
La verdad es que he tenido suerte.
En mis periplos de búsqueda me he encontrado con todo tipo de fenómenos.
He visto luces en los cielos, he presenciado poltergeists, he visto santones prodigiosos, niños famélicos que me enseñaban lecciones únicas de vida.
Pero nunca me había encontrado un ángel y, tan cerca de mí, de nosotros.
Su nombre: Ángel García Rodríguez, para más señas:
Un sacerdote católico español, nacido el 11 de marzo de 1937 en La Rebollada (Mieres), fundador y presidente de la ONG Mensajeros de la Paz, galardonada con el premio Príncipe de Asturias de la Concordia en 1994.
Tuve la oportunidad de conocerle hace algún tiempo.
¡Si os cuento un secreto- me recordaba a mi padre, con su pelo canoso y, su rostro amable- y me emocionaba estar a su lado".
Su sola presencia irradia esa aura de bondad, de ternura, de fuerza amorosa.
La vida me dio la oportunidad de hacer pequeños gestos a su lado.
Y me decía, a mí mismo: -"dejaría todo a hora mismo por acompañarle en su gesta amorosa por el planeta, por ayudarle a llevar la maleta, aunque solo fuera".

Me costó, un poco, comprender que él, además de tener nombre de ello, nombre, muy bien puesto por cierto, ES UN ÁNGEL.
De los de verdad, de los que velan por el bien de los demás.
De los que cuidan de los niños, de los ancianos olvidados, de los refugiados, de los sin patria, de los sin techo, de todos.
Estando a su lado, además de su sonrisa perenne, de su rostro amable, le he podido ver, quizás sin que se diera cuenta, las alas de ángel.

Ya no necesito buscar más misterios, seres extraterrestres, portentos.
He encontrado a nuestro lado a un "terrestre extra", a un ser único.
Por ello, Padre Ángel, ¡gracias¡
Por tu ejemplo, por tu labor, por tu sonrisa, por tu ternura y, por la oportunidad de dejarnos estar a tu lado, respirando tu aire y sintiendo tu presencia.

En este día, - el día 11 de Marzo es su 80 aniversario-, solo quiero darte las felicitaciones de cumpleaños y, como un chico revoltoso que soy, - algo así me llamas- darte un pequeño y respetuoso tirón de orejas de felicitación, como se hacía antes en los cumpleaños.
¡Qué cumplas muchos más años, el mundo, nosotros, te necesitamos a nuestro lado¡
Y que te concedan el premio nobel de la Paz, nadie más que tú en éste país lo merece más.
¡Que Dios te bendiga y te siga dando salud y fuerza para seguir llenando este país, este mundo de luz, ternuras y amor!
Gracias Padre Ángel. Gracias por estar entre nosotros.
Feliz semana a todos los demás, ya casi llega la primavera.
Hicimos historia (I)
Hicimos historia en la radio emitiendo desde el interior de una pirámide
Hicimos historia (II)
Hicimos historia en la radio emitiendo desde el muro de las lamentaciones