Editorial
04/02/2017
Malta está de moda
Malta, una pequeña isla del Mediterráneo, casi desconocida, ésta de moda.
Las noticias nos la recuerdan con estos titulares.

"Los jefes de Estado y de Gobierno de la UE se reúnen este viernes en Malta para hablar sobre inmigración y cómo cortar drásticamente la llegada de lo que califican como "emigrantes económicos" a Europa, principalmente a través de la ruta del Mediterráneo central, desde Libia.
En la agenda está también un debate profundo sobre el futuro de la Unión tras el Brexit y sobre los preparativos para la Cumbre del próximo 25 de marzo en Italia para conmemorar el 60 aniversario de la firma del Tratado de Roma. Pero el elefante en la habitación es y será Donald Trump.
En Malta los líderes deben buscar una posición común. Si reaccionan, que sea de forma conjunta, con una única voz, un solo discurso. Mostrando la unidad que se ha echado tanto en falta en el último año. La postura del Consejo es bastante evidente y así lo confirman hasta cuatro embajadores: bajar el tono, no buscar pelea y tratar un acercamiento progresivo"
Qué paradójico, que el futuro de la Unión europea se esté gestando, en el lugar donde se encuentran los templos y los restos más antiguos de la civilización mediterránea.
El pasado resurge de nuevo, reclamando su reconocimiento y hace que en torno a él se reúnan los poderosos de Europa para tratar sobre su futuro.
Esa antigua civilización que tuvo sus raíces en Malta, que construyo templos gigantes, después de cientos de años de supervivencia, desapareció, de repente.
Los templos fueron cubiertos con arenas, sus pobladores desaparecieron y, el tiempo los olvido, guardando sus secretos.

Esperemos que no suceda igual ahora, con la civilización europea...
Que "los elefantes" del Imperio galáctico, no hagan que desaparezca.
La historia, si no aprendemos de ella, tiende a repetirse.
Ahí están sus lecciones.
Por el momento nos quedaremos con Malta y sus gentes, sus paisajes, su mar turquesa, sus templos megalíticos, sus caballeros hospitalarios que, acabaran haciendo de ella un lugar hermoso para vivirlo y revisitarlo.
Por eso volveremos a caminar por sus calles, por sus costas, por sus templos en breve...antes de que todo acabe de nuevo como la historia nos enseña.
Aprovecha la ocasión y, si puedes, visita Malta.
Feliz semana.
Hicimos historia (I)
Hicimos historia en la radio emitiendo desde el interior de una pirámide
Hicimos historia (II)
Hicimos historia en la radio emitiendo desde el muro de las lamentaciones